MOUSSE DE FRESA

INGREDIENTES:

• 500 g de fresas o fresones, lavados y cortados por la mitad
• 3 cucharadas de copos de agar-agar
• ½ litro de leche de arroz o leche de arroz con almendras sin azúcar
• 1 cucharadita de ralladura de limón ecológica bien fina
• 4-5 cucharadas de melaza de arroz
• 2 cucharadas de crema de almendras blancas sin azúcar
• ½ pizca de sal marina
• Decoración: hojas de menta fresca y un puñado de fresas pequeñas cortadas en cuartos

ELABORACIÓN:
• Hervir la leche con los copos de agar-agar y un poco de sal durante 7 minutos a fuego lento, destapado.
• Parar el fuego y añadir las fresas, la ralladura de limón, la crema de almendras y la melaza. Dejar enfriar 1-2 horas para obtener la consistencia de gelatina.
• Triturar con una batidora hasta obtener una consistencia cremosa de mousse. Os debe quedar ligera, no demasiado espesa. Para obtener, añadir más leche de arroz.
• Dejar enfriar en la nevera y servir con fresas y hojas de menta.

PROPIEDADES DE LA FRESA:
Este postre destacan por su riqueza en vitamina C y en calcio, nutrientes imprescindibles para la salud de nuestras articulaciones, piel y huesos. La vitamina C presente en los fresones y en el limón es fundamental para la correcta síntesis de colágeno, proteína que proporciona elasticidad a la piel y nutre las articulaciones. Además, como esta vitamina se encuentra acompañada de bioflavonoides tiene un excelente efecto positivo en la mejora de la circulación sanguínea, proporcionando fuerza y ​​elasticidad a los vasos sanguíneos. Por otra parte, el calcio presente en la crema de almendras blancas es excelente para nuestros huesos y dientes. Como no añadimos azúcar refinado, un gran ladrón de nutrientes, nos aseguramos de que todas las vitaminas, minerales y bioflavonoides que contienen este postre actúen en sinergia y asimilen en su totalidad. Para endulzar este plato hemos utilizado la melaza de arroz, un producto con un sabor dulce natural fruto de la fermentación del arroz. Al mismo tiempo, al ser un endulzante rico en enzimas ayuda a digerir mejor el plato. En cuanto al alga agar-agar, a diferencia de las otras algas, destaca por su riqueza en minerales y en fibra soluble que ayuda a regular el tránsito intestinal. Por último, la menta le da el toque refrescante y además, gracias a sus principios activos, ayuda a digerir mejor este plato.