FLAN DE PLÁTANO Y LIMÓN

Ingredientes (8 personas):         

  • 3 vasos (750 ml) de leche de arroz
  • 2cuchraditas de agar-agar (5 mg)    
  • 1/8 de cucharadita de cúrcuma
  • ½ pizca de sal
  • ½ vaina de vainilla, abierta por la mitad
  • 1 cucharada de kuzu (15 ml)
  • 2 cucharadas de ralladura fina de limón (extraer antes de exprimir el zumo) ecológica
  • 4-5 plátanos maduros, a rodajas y  mezclarlos con el zumo limón
  • 3 cucharadas de melaza de arroz


Elaboración:
 

  • Mezclar el agar-agar con la leche de arroz, la vainilla, una pizca de sal y hervir a fuego suave 3-4 minutos, sin tapa para evitar que se derrame. Retiramos la vaina de vainilla pasado este tiempo.
  • Diluir el kuzu con 2-3 cucharadas de agua e incorporar a la leche hirviendo a fuego muy suave, sin dejar de remover. Retirar del fuego cuando empiece a hervir.
  • Incorporar los plátanos cortados y tritura con la cúrcuma, el zumo del limón y su ralladura. Comprobar el dulzor y añadir (si hiciera falta).
  • Rellenar en flaneras y dejar enfriar completamente antes de desmoldar.
  • Servir decorando con unas hojas de menta o limón deshidratado.

 

PROPIEDADES DEL KUZU:

El Kuzú o Kudzu es un almidón extraído mediante largo proceso artesanal de una raíces volcánicas que a veces alcanzan hasta 2 metros de profundidad. Utilizando un método tradicional, las raíces son molidas y lavadas repetidas veces con agua pura de la montaña y secadas al aire durante noventa días.

El Kuzú es originario de china y durante dos milenios ha formado parte de su cultura. El té de sus raíces fue descrito por primera vez en la materia médica china (la farmacopea de Shen Non, 200 a.C.) como antipirético, antidiarreico, sudorífico y antivomitivo. En dos libros clásicos de la medicina tradicional china ( Huang Di Nei Jing y Shang Han Lun, 200 a.C.), el kuzú era recomendado para la rigidez y dolor de cuello, el dolor de ojos y para ayudar a brotar el sarampión. En documentos mucho más recientes ( Sun simiao, 600 d.C. y Li Dongyuan, 1200 d.C.), el kuzú aparece primero como un agente desintoxicador del alcohol y posteriormente para eliminar la adicción al mismo.

Para regenerar la flora intestinal. Para neutralizar los excesos de tóxicos de los intestinos.

Para las gripes en las que duelen los puntos del Intestino Grueso.

Para las alergias que transcurren con rinitis.

Para desinflamar los intestinos: diarreas, colitis, tifus, Crown, salmonelosis…

Para los problemas de pulmón que tienen su origen en la debilidad del intestino grueso: asma, bronquitis…

Para reducir la fiebre.

Problemas de la piel.

Falta de memoria o de capacidad de análisis: depresión, Alzheimer.

Ayuda a alcalinizar la sangre.